<body BACKGROUND="C:\Documents and Settings\David Motta Cabrera\Escritorio\pendulum3web.jpeg"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d11497109\x26blogName\x3dEl+p%C3%A9ndulo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://elpendulo.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CO\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://elpendulo.blogspot.com/\x26vt\x3d-6875727704770027352', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

sábado, enero 21, 2006

De comezones y otros.

Interesante semana desde el punto de vista personal, aprendí un poco sobre mí mismo, me sinceré con unas cuantas personas y tuve que evadir unas cuantas balas que me dispararon por allí. La parte más interesante fue esta última; en pleno Miercoles de paro tuvimos la gran idea de irnos a tomar unos cuantos tragos para celebrar el hecho que estabamos preocupados porque no sabiamos que iba a ser de nuestro ya lúgubre futuro.

Las cosas pasaron normales, hablando de todo y de nada (principalmente de nada) empecé a preguntar unas cuantos datos sobre los demás, y descubrí algo importante, las personas me perciben como alguien diferentísimo a quién en realidad soy (personalidad que solo sale a flote con 2+ meses de amistad o unos cuantos tragos y un cerebro trabajando), así que poco a poco sin develar mucho pude hacerles expresar sus opiniones sobre mí las cuales, al principio no fueron nada sorprendentes pero despues se tornaron interesantes, en resumen, desconfío hasta de mi propia sombra según ellos.

En fin, despues llego la novia de un amigo, las cosas iban bien pero a pesar que ya había llegado a la copa que tendré llena toda la noche porque de ahí no paso, sentía un par de ojos sobre mí, y oh sorpresa cuando era la nueva invitada, así que como si nada empecé a hablar con ella sobre cosas tontas, como el delirio de costeño que le producía a un amigo tomar ron, o el porque yo tenía guantes puestos.

Nos fuimos acercando más y más, hablando de otras cosas y ciertas miradas que ya nos delataban; sin embargo mi amigo tuvo la confianza de irse con mi otro amigo y dejarnos a solas con su novia mientras iban a ver donde compraban más trago... y luego vienen a decirme a mi que porque soy desconfiado?.

Ok, volvieron tiempo despues y actuaron como si nada, seguramente esa es la confianza que tienen sobre mí... grandísimo error, no se debe confiar nunca en nadie, ellos nunca sabran si falle o no falle esa confianza dada, pero siempre tendrán la duda, no yo.

Así que, prefiero ser desconfiado, no es muy bueno ni muy sociable pero es mejor.

Los otros, son la invitación hecha por Pili para escribir mis 5 mañas/manías durante el día.

1. Frente a un espejo mirarme fijamente a los ojos, despues acercarme y ver si están rojos o si parecen sanos.

2. Antes de acostarme ver las estrellas, supongo que esto me calma y me recuerda muchas cosas.

3. En el lapso de tiempo que trascurre mientras me acuesto a dormir y realmente duermo, pienso en la obsesión de la semana, y trato de sacarle algún tipo de logica a esa situación, o si no fantasear sobre ella.

4. Siempre que este en el computador, tocar mi pelo constantemente.

5. Dormir a horas exactas, si es la 1:50 prendo el TV hasta que el reloj marque las 2:00, o si es la 1:15 espero hasta que la 1:30 llegué.

He llegado tan lejos porque me he apoyado en hombros de gigantes.

jueves, enero 19, 2006

Sarah Chalke


La mas linda.



He llegado tan lejos porque me he apoyado en hombros de gigantes.