<body BACKGROUND="C:\Documents and Settings\David Motta Cabrera\Escritorio\pendulum3web.jpeg"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d11497109\x26blogName\x3dEl+p%C3%A9ndulo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://elpendulo.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CO\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://elpendulo.blogspot.com/\x26vt\x3d-6875727704770027352', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

viernes, junio 24, 2005

Crecimiento


Estoy leyendo El tambor de hojalata de Günter Grass e instintivamente me asaltó una duda, que determina cuando hemos crecido?, cuando hemos finalmente concluido una etapa, llámese adolescencia, juventud, niñez?.

Recuerdo ser infinitamente feliz cuando era niño, no tenía ningún tipo de preocupación que excediera el actual partido de fútbol o el raspón en mi rodilla, era feliz, muy feliz, no me importaba el mundo, no sabía que era la deuda externa ni que era el terrorismo, no significaba nada Pablo Escobar para mi lugar, ni siquiera sabía como se gobernaba un país, pero repito, era feliz.

No entiendo aún cual es ese suceso que finaliza la niñez, estoy seguro que no son cosas tan triviales como el crecimiento, el cambio de voz, el acné o hasta el vello púbico; se que hay algo más, algo que definitivamente cierra ese capítulo, por lo pronto puedo pensar que hay un suceso mágico que nos cambia la forma de percibir el mundo, y cada suceso es diferente para cada persona y es un momento tan infinitamente corto que parece que nunca sucedió hasta que nos vemos vestidos de traje y pensando en el trabajo ó en los impuestos.

En el libro antes mencionado se plantea una interesante idea, Oscar - el personaje - decide dejar de crecer; creo que este deseo refleja la constante lucha del ser humano moderno para tratar de tener algo que permanezca en una sociedad siempre - y rapidamente - cambiante.


Yo no elegí crecer, pero se que es parte de la vida, poco a poco cambiaré mi perspectiva sobre muchas cosas, pero el tormento mas grande es que no se cuales serán mis cambios, se podría decir que tengo temor a crecer, no a madurar, pero a crecer como las personas quieren que lo haga, convertirme en un ejecutivo o algo por el estilo que dejará su vida personal a un lado simplemente por unos papeles moneda, pero me pregunto, en que época cambiaron de significado los papeles blancos que yo tanto quería en mi niñez?, acaso no son los mismos papeles, no están hechos de lo mismo?.

Este fue una declaración de la angustía que representa para mí el crecer no como me gustaría sino como 'debo' según una sociedad neo-feudal, donde las corporaciones son las que ostentan el poder infinito de desencadenar pobreza, muerte y guerra sobre un grupo de individuos.

He llegado tan lejos porque me he apoyado en hombros de gigantes.

martes, junio 21, 2005

El falso Mesías


He sido renuente a escribir este post porque se que a muchos de mis lectores les agrada el presidente Uribe, sin embargo las últimas encuestas me han dado un motivo para hacerlo.

Alvaro Uribe Vélez, presidente actual de la república electo por mayoría absoluta para el periodo 2002 - 2006(?). Mis opiniones sobre este personaje son muy diversas. Pienso que ha sido el único gobernante decente que ha tenido Colombia en los últimos 60 años, ha sido capaz de ponerle frente al terrorismo y utilizar los recursos existentes del estado para combatirlo, no se la pasa viajando fuera del país asistiendo a exclusivos cocteles al otro lado del mundo, ha dado un nuevo aire tan necesario al país, ha obtenido victorias y derrotas en los campos ecónomico/militar/diplómatico/seguridad, pero lo mas importante de todo, no creo que vaya a sacar al país de la misería ni que vaya a acabar con la corrupción.

Basta con recordar los origenes de Uribe para ver que claramente el va junto a la corriente de su 'gente'; hijo de un narcotráficante (muerto por las FARC) pedido en extradición por E.U - lastimosamente nuestro 'periodismo' no presenta reportes sobre este tema y acepta la versión oficial como dogma -, estudió en instituciones exclusivas (por ende caras), es dueño de una finca enorme (terrateniente) con letras mayúsculas en Montería, fue gobernador de Antioquia y se dice que tiene algunas manchas en cuanto a expedir permisos de vuelo a avionetas con 'nieve colombiana' a bordo.



Uribe pertenece a las esferas del poder oficial del país en donde no importa el origen del dinero - corrupción, narcotráfico, robo - sino su cantidad, se codeó con los 'próceres' modernos y estuvo en la mayor expresión de la politiquería, el Senado.

Por las hechos anteriormente mostrados no creo que Uribe sea un mesías para esta patria desangrada, de hecho no es nada mas que un politico de los de siempre que se alimentan del estado y de impuestos, entonces ¿que lo hace diferente a la vista?

El presidente actual se dió cuenta que la guerrilla se había salido de las manos y pasaba a ser un problema de estado, es decir: se convirtió en tema de conversación en los clubes de Bogotá; una vez descubrió esto utilizó lo que el estado tenía antes de que el llegara: unas tropas cansadas de estar presionadas por las Farc, unos chatarricopteros 'donados' por E.U y un pueblo que ya se canso de la 'pendejadita' esa y los unió todos en lo que él llamó Seguridad Democrática que hasta ahora ha funcionado con relativa eficiencia.

Sin embargo, Uribe ha aplicado la misma fórmula que sus predecesores, explotar al pueblo con impuestos, nuevas tazas de interes, jubilación mas tardía, etc. En este aspecto Uribe no difiere en nada, él es feliz cuando el pueblo esta jodido, punto.

Uribe se convierte de esta forma en un falso mesías que pretende ser el redentor del país, quien pone el cuerpo en la línea del frente cuando es obvio que no es mas que la última ave de rapiña politiquera que ha logrado trepar hasta la posición más preciada, la presidencia de la republiqueta de Colombia.




He llegado tan lejos porque me he apoyado en hombros de gigantes.

domingo, junio 19, 2005

Periodismo Colombiano

ENCERRADO POR EL STATUS QUO


No se que me pasa pero últimamente he perdido mucho interés en el diario colombiano El Tiempo, la verdad no encuentro nada en el intereseante, nada que despierte una llama en mí que diga "Vamos a leerlo", sinceramente empiezo a percibir ese diario como algo sumamente superficial cuyo unico proposito es mantener a los de arriba arriba informando lo conveniente mas no denunciado lo que tiene al país mal.

Simplemente con ver los columnistas del periodico y la familia del que es propiedad para esperar algo así, no hay crítica ni estudio. Pienso que esta baja calidad en los contenidos obedece a algo muy sencillo, no hay competencia y cuando no hay competencia se puede hacer lo que se de la gana.

Me gustaría ver ese verdadero periodismo que investiga y denuncia, un periodismo capaz de armar un 'Watergate' colombiano que consiga elevar la profesión de periodista para que deje de ser simplemente un informante a alguien que realmente analice, piense y denuncie, tres cosas que tanto necesita Colombia.

He llegado tan lejos porque me he apoyado en hombros de gigantes.