<body BACKGROUND="C:\Documents and Settings\David Motta Cabrera\Escritorio\pendulum3web.jpeg"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d11497109\x26blogName\x3dEl+p%C3%A9ndulo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://elpendulo.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CO\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://elpendulo.blogspot.com/\x26vt\x3d-6875727704770027352', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

lunes, agosto 21, 2006

Regreso

Vaya, llevaba mucho tiempo mueto esto, en fin, supongo que es hora de retomar.

Hace unos días, cierta tienda me regaló una suscripción a la revista SoHo y la verdad me pareció el regalo mas cutre, mierda y bajo que me han dado, vaya, y tanto alboroto por la libertad de expresión que causo eso... mierda, hay viejas mas buenas en la red y que hacen mas cosas.

La revista es lo mas tonto que hay, tiene casi 30+ paginas de publicidad, articulos que no entretienen, aburren, lo peor es que nadie lo dice porque supuestamente es humor refinado, las cronicas son estupidas y seguramente calcadas de algun magazine gringo.

Ahora llegó otra revista, la tal Don Juan que sigue con la misma forma, solo que ahora incluye datos "curiosos" - por no decir inutiles -, por ejemplo, a mi en que me afecta que el pene de una ballena mida mas que yo?.

Esos 10.400 que cuesta esa revista no lo valen, la verdad creo que la Iglesia debería quemarla porque no es nada bueno, algo así como las columnas del por siempre infeliz Poncho Rentería.



He llegado tan lejos porque me he apoyado en hombros de gigantes.